Mensaje Cierre de Año 2017

Apreciados afiliados a ACOPI del Valle del Cauca,

Adicional al mensaje navideño que se les está enviando como símbolo de colegaje espiritual, desean la Junta Directiva de la Seccional y la Dirección Ejecutiva complementarlo con algunas consideraciones que responden a las realidades que el empresario colombiano está evidenciando en este cambio de año, que fueron plasmadas por Benjamín Franklin durante la dura guerra de independencia de los Estados Unidos contra la Corona Inglesa: HAY TIEMPOS QUE PONEN A PRUEBA ES ESPÍRITU DE LAS GENTES, Y SOLAMENTE SU FORTALEZA PERMITE SUPERARLOS.

Como gestores de la competitividad, productividad y como grandes generadores de empleo vemos con profunda preocupación como las campañas de las elecciones presidenciales y de congreso que se avecinan, si bien tocan el tema de la economía, no lo hacen con el realismo y compromiso que le corresponde a las exigencias del modo de vida poblacional en el difícil momento que vive el empresario nacional y su contraparte complementaria en el desarrollo nacional, la pobación trabajadora; y mas bien se concentran en los resquemores grupales, que si bien son parte de la naturaleza de la política, no se puede permitir que desdeñen la esencia de la sociedad: su modo de vida.

Todos los diagnósticos que se han hecho respecto a la falta de atención que el sector empresarial recibe del estamento político gubernamental señalan a la falta de fortaleza del empresario, particularmente el pequeño y mediano, para hacerse respetar en el sentido de lograr que su posición ante los asuntos nacionales supere el desdén de la burocracia por el trabajo real, cosa que lleva a que el crecimiento sea virtualmente devorado por la exacción tributaria y los costos espurios administrativos. El adagio de que la administración pública debe estar al servicio del desarrollo se troca por la absorción que la mala administración le hace a los recursos del sector productor, condenándolo al bajo crecimiento por el recargo en normatividades costosas de atender en un escenario de carencia de recursos.

Las entidades del gobierno tienen generalmente la función de inspección, vigilancia y control, que ejercen con cierta diligencia, pero muy poco la de apoyo y estímulo, que no parecen tener.

Si queremos hacer que nuestro empresarismo supere la avidez politiquero-burocrática que resulta siempre del “acomodo” de poderes post elecciones, debemos tener la fortaleza no puede ser otra que la cohesión del gremio, su rumbo con buena brújula, y su capacidad para superar las pruebas a que nos está sometiendo el “pandemónium” (todos los demonios juntos) político social que sufrimos.

(Gremio: se deriva del latín “congregare”: reunirse alrededor de una causa común, y darle la fortaleza suficiente, depende que podamos superar la prueba de los tiempos.

Junta Directiva Seccional de ACOPI Valle

Dirección Ejecutiva de ACOPI Valle 

ODE FAROUK KATTAN KATTAN

Presidente de la Junta Directiva de ACOPI Valle